Semana Santa y los Cristos

Los Cristos que conocemos

Jesús es una figura conocida mudialmente, y de eso no hay ninguna duda. Ha marcado nuestra cultura occidental de manera que contamos los tiempos como "Antes de Cristo" o "Después de Cristo". Fue tal la conmoción que causó su presencia y obra en este mundo que, habiendo nacido en la insignificante Judea (Palestina) de su tiempo, su fama y sus palabras corrieron por el mundo entero a una velocidad inimaginable para la época y con un alcance extraordinario por la transformación de las vidas que abrazaban su causa.


En esta fecha tradicional del cristianismo de la Pascua vamos a poner sobre la mesa algunos Cristos que andan dando vuelta por nuestras mentes, en los medios, en ciertos discursos religiosos.

El Cristo Juez
El Juez severo del Apocalipsis representado en obras religiosas medievales tiene la mirada frìa. Su ascepcia le permite separar a los santos de los pecadores para otorgarles sus destinos eternos Cielo o Infierno. Tampoco dice mucho. Dicta sentencia. Es el Cristo del martillo, del legalismo condenatorio. El de las reglas y el de las listas de los "se puede/no se puede"


El Cristo Niño
Este Jesús es un pequeñín acostado en un pesebre, en un establo, rubio muchas veces, que se mueve levantando sus bracitos en busca de alguien que lo levante.
Es un Jesús que no habla, que necesita una madre y que despierta la mirada cariñosa que nos producen todos los bebés. El Jesús que despierta ternura pero que no exige, no perdona, no enseña.


El Cristo sufriente
En Latinoamérica, las tradiciones españolas e italianas nos han legado un sin fin de símbolos que nos hacen sangrar por las heridas y los dolores de un Jesús torturado y desvalido.
Este modelo causa tristeza, dolor, angustia. Es el Jesús de los sufrientes que viven en la muerte y en el dolor sin salida. Es de la cruz con un crucificado eterno, que no tiene más remedio, que no vence a la muerte. Es una especie de héroe derrotado.

Otro Jesús
No puedo cantar.
No puedo cantar ni quiero
a ese Jesús del madero
sino al que anduvo en la mar
Las palabras de Machado nos hablan de otro Cristo. Un Cristo diferente a la imagen tradicional de nuestra cultura. Pues sí. Hay varios Cristos, Es decir, Cristo fue uno solo pero las representaciones que hacemos de El pueden ser divergentes y las mismas afectarán la relación que establezcamos con El.

Jesús revisitado
Asomémonos algunos aspectos menos conocidos de Jesús, que traen liberación, alivio, sanidad, perdón y descanso a las vidas de quienes se relacionan con El de una manera personal. Estos costados de Jesús no son inventados, sino que están sacados de la Biblia. Siempre estuvieron allí, pero no se los menciona muy seguido. Quizá porque semejante libertad y alegría no conviene a instituciones que prefieren dominar a enseñar la libertad que Jesús mismo proclamaba. Estamos tan acostumbrados a ver al Jesús institucional que es necesario nuevamente proclamar que "Esto no es una pipa, como reza el lema de este blog, es decir que lo que vemos no siempre es lo que creemos ver.

Jesús plenamente hombre
Es Alegre: Le gustaban las fiestas. Se los ve muy seguido en bodas y banquetes. Visitaba amigos y pasaba tiempo con ellos, jugaba con los niños.
Se cansó, tuvo sed, perdió la paciencia, se enojó.
Tan común que en su pueblo lo conocían como un chico más que creció allí, hijo de un carpintero. No se lo conocía por nada especial que lo pudiera salvar del linchamiento que casi sucede el día que dijo en la Sinagoga que él era el enviado de Dios. En la tierra pasaba por uno más de nosotros.
Era tan común que para reconocer y arrestarlo tuvo que ser identificado con una señal, un beso, de su entregador

El Jesús de la Gracia
Era libre de legalismos religiosos. Los discípulos no hacían el ayuno ritual. Sin embargo, Jesús dice que ellos estaban disfrutando de Su cercanía como la alegría que tiene un novio en su propia boda.
No juzga, sino que da otra oportunidad: Lo quisieron poner de juez de una mujer adúltera. El reta a los poderosos y a los altaneros. Pone en aprietos a quienes se creen más santos que los demás y le da oportunidad a la mujer de rehacer su vida sin juzgarla por sus hechos pasados.
No vino a condenar al mundo sino para que las personas tengan salvación por medio de El.
Vino a cambiar vidas, no a fundar una institución religiosa.

Jesús indignado
Entra al lugar dedicado a la oración y la adoración y se encuentra que hombres perversos han aprovechado su poder para hacer negocios con la fe. Los llama ladrones. Vuelca las mesas en las que se estafaba a los pobres y dispersa a los mercenarios de la fe con un látigo (sí, un látigo).

Jesús abierto para todos
No discrimina: Se acerca a todos los rechazados de su sociedad. Mujeres, prostitutas, guerrilleros, gente aliada al imperio dominador, enfermos leprosos, samaritanos. Dice: "El que a mí viene, yo no lo echo afuera."
Comía y bebía en las casas de gente despreciada.
Se acercó y cambió la vida de los necesitados, pero no pudo hacerlo con quientes están satisfechos de sí mismos, que no sienten que no tienen necesidad de Dios.
Hablaba con gente que había vivido lo bastante al nivel de subsistencia como para conocer con exactitud la línea divisoria entre la pobreza y la indigencia.

Llamado
Cuando balanceamos nuestra imagen de Jesús nos queda un mensaje más acabado de lo que El quiso hacer. ¡Cuántos han rechazado a Jesús simplemente por tener una imagen distorsionada! ¡Cuántos han querido manipular a Jesús para aprovecharse y beneficiarse de verdades parciales, que es lo mismo que mentir!
Te invito, en este tiempo en que se suele pensar en Jesús, a verlo más de cerca. Hay un tesoro escondido para quienes quieren tomarlo. El decía, "el que tenga oidos para oir, oiga". El que quiere acercarse no es rechazado. Dijo "Vengan a mí todos los que cansados de sus cargas y sus trabajos que Yo los haré descansar"

Entradas relacionadas
El Error de la foto

8 comentarios:

Julio Anibal dijo...

Interesante!

Anónimo dijo...

Muchas gracias por el saludo y por lo hecho en su blog! Espero que Dios te bendiga mucho a vos y tu flia, y es grosso que no nos avergoncemos de Cristo, sino que, ya sea por mail o hablándolo, se lo mostremos y digamos a los demás!
Un abrazo grande!!!
Marcos Bombicini

Manujas dijo...

Tengo que felicitarte Don Acosta.

Es la primera vez que leo una descripción de Jesús tan acertada, tan real.

Es triste que muchos olviden la parte humana de Cristo, solo se quedan en creer o despreciar la parte divina, pero olvidan lo más importante, lo que hace grandioso a Cristo. Su humanidad.

Eso que lo llevo a realmente sentir lo que es amar, sintió el amor de un padre y una madre, amó a sus amigos/hermanos y es por eso que luego dice “Ámense los unos a los otros, como yo los he amado” Jn 15, 9-17.

Es su parte humana la que lo convirtió en un gran hombre.

Y, aunque pocos lo crean, fue su parte humana la que dijo "perdonalos, no saben lo que hacen..."

Gracias Don Acosta por recordarnos que Cristio no solo es Dios, sino que fue un gran hombre.

Que Dios lo bendiga en esta semana santa a usted y su familia.
@manujas4

Anónimo dijo...

Lamentablemente, a lo largo de la historia, Jesús fue reducido a imágenes bastante lejanas de su naturaleza. Él se proclamó a sí mismo como el camino, la verdad y la vida, pero rara vez el mundo lo reconoce así. Es necesario recordar que sus imágenes no son solo las representaciones artísticas o religiosas de él: su imagen en el mundo somos nosotros, sus discípulos, y serán nuestras vidas las que lo muestren como es.
Gracias a Dios, veo cada vez más chicos dispuestos a vivirlo así.
Un abrazo (incluyendo a Marcos).
Alejandro Bedrossian

Anónimo dijo...

Gracias por el saludo. Lei la nota y me parecio muy buena. Cada uno, intencionalmente o no, idealiza una cierta imagen de Cristo en su vida, y casi nunca se lo plantea de otro modo.
Es para pensar.

Un abrazo!
Diego C.

Anónimo dijo...

Darío, gracias por tus saludos, que retribuyo, y especialmente por tus reflexiones. Menos mal que no tenés claro qué decir...
Un abrazo

Nelson

Anónimo dijo...

Gracias Darío! Me hizo pensar...No te digo felices pascuas...( ) Que sí en estos días, seamos un poquito más parecidos a El!! Saludos a todos especialmente a mi alumno de geografía.
Adriana Meliman

Anónimo dijo...

El Jesús que eligió a sus apóstoles tan parecidos a mí, el que me amo tanto que....claro, primero está la FE!!...Gracias por el tiempo que te tomaste y compartirlo.
Adriana Ovejero

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...